Fotomural 2 amortiguadores
La principal función de los amortiguadores es la de reducir las oscilaciones del vehículo manteniendo en todo momento el contacto de los neumáticos con el asfalto, tanto en una situación de rodaje como de frenado o de transición de una curva.

Los amortiguadores también reducen y limitan los saltos producidos por la suspensión del vehículo, por lo que además de ser responsables de la estabilidad del vehículo y de mantener en contacto el neumático con la carretera, pueden influir en la dirección y en la distancia de frenado.
Con el uso, los amortiguadores van reduciendo su capacidad de absorción, lo que influye negativamente en la estabilidad del vehículo y en el confort de la marcha, hasta el punto de que unos amortiguadores defectuosos pueden ser peligrosos para la seguridad del vehículo.

La revisión de los amortiguadores es aconsejable realizarla cada 20.000 Km.

De cualquier forma, también se aconseja una revisión del estado de los amortiguadores cuando:

– Al frenar el morro del vehículo se inclina excesivamente.
– El vehículo absorbe violentamente las alteraciones del terreno.
– Los neumáticos sufren un desgaste irregular o no uniforme.

En nuestras instalaciones, disponemos de la maquinaria necesaria para detectar cualquier tipo de anomalía en el sistema de amortiguación de su vehículo, con una importante NOVEDAD: No es necesario realizar el desmontaje del sistema de amortiguación de su vehículo para verificar el estado de los amortiguadores, con el ahorro en tiempo que esto supone.
Si fuera necesario reemplazar los amortiguadores, es aconsejable, realizar el cambio por eje, de forma que se evite reemplazar nada más que un solo amortiguador, para no afectar al equilibrio del vehículo.

Además, en cada cambio de los amortiguadores es muy aconsejable realizar un alineado de la dirección del vehículo (con el alineado electrónico de última tecnológía que disponemos nuestras instalaciones, se corrigen cualquier tipo de anomalías, y convergencias en el sistema de dirección).