nitrogen_illustrationok

Los neumáticos son una parte fundamental en los automóviles, y por eso, su cuidado y carga se deben examinar cuidadosamente.

La carga con nitrógeno es una buena opción para los neumáticos, debido a que el nitrógeno es un gas inerte, que no es corrosivo ni inflamable. Este componente ha sido ampliamente usado para inflar neumáticos de aviones, carros de competencias y vehículos industriales, y ahora se vislumbra como la mejor forma de inflar las ruedas de un automóvil.

Una de las principales ventajas de usar nitrógeno, consiste en que la presión del aire de los neumáticos es mejor y se conserva por más tiempo. Esto es porque el nitrógeno no se disipa tan rápido como el oxígeno, además, el nitrógeno logra dispersar el oxígeno que contiene la rueda, lo que facilita el mantenimiento de la presión dentro del neumático.

Cuando se usa nitrógeno, los neumáticos como Bridgestone, Michelin o Pirelli, tienen mucha más duración, debido a que no es necesario inflarlos en tantas ocasiones. Así mismo, el nitrógeno hace que el acero de los rines no se oxide tan rápido y que el caucho del neumático sea más flexible y dure más tiempo, gracias a sus propiedades de conservación.

Por otra parte, resulta más seguro usar nitrógeno, ya que este gas no es inflamable, y se corren menos riesgos de que se propague el fuego en situaciones cotidianas o en un accidente automovilístico.

Además, cuando el propietario del automóvil vive en un clima cálido, es recomendable inflar los neumáticos con nitrógeno, debido a que este gas es frío, y por ende, no permite que la presión dentro de la rueda este demasiado caliente. Esta es una buena táctica de conservación para los neumáticos.

El nitrógeno también es favorable si se tiene algún pinchazo o accidente, debido a que este gas es más pesado y se demora más tiempo en salir del neumático, es decir, que es un elemento que brinda seguridad y permite llegar al mecánico, antes de que el neumático quede totalmente desinflado.

Finalmente, algunos conductores afirman que inflar los neumáticos con nitrógeno, hace que la conducción sea más suave y que las llantas tengan más agarre y seguridad en las calles y carreteras.