FUNCIONES DE LOS NEUMÁTICOS

Los neumáticos constituyen los únicos puntos de unión entre el vehículo y el suelo. A pesar de que esta unión se realiza a través de una superficie de apoyo muy reducida, su correcto funcionamiento es responsable directo de buena parte del comportamiento del automóvil en carretera.

Estos cuatro puntos de contacto deben soportar tanto el peso del vehículo, como los diferentes cambios de ritmo en la marcha (aceleraciones y frenadas), manteniendo sus prestaciones en diferentes condiciones de baja adherencia del suelo, lluvia y frente a cambiantes tipos de superficies de rodadura.

neumaticocorte

¿CÓMO SE LEE UN NEUMÁTICO?

La información acerca de las características y medidas de un neumático, se encuentra inscrita en el flanco de todos los neumáticos de turismo homologados.

A continuación le mostramos cuál es la información que ofrece cada uno de estos datos, que en la mayoría de los casos, siguen una secuencia similar a la que puede observar en el gráfico:

partesneumatico

  • Tubeless (TL): Indica que el diseño del neumático está concebido para no utilizar cámara. En caso de que se trate de un neumático que necesite cámara, aparecería: “Tube Type” (TT).
  • 215: ANCHO: Es el ancho del neumático expresado en mm. Se mide con la presión máxima de inflado y sin carga alguna.

  • 65: SERIE O PERFIL: Es el resultado en tanto por ciento del cociente de la medida del flanco dividido entre el ancho del neumático. En el ejemplo del gráfico, la dimensión del perfil es el 65% del ancho del neumático; es decir: 215 x 65% = 139,75 mm.
  • R: Tipo de neumático de estructura radial: es decir, aquel neumático en el que la disposición de las lonas es en dirección radial.
  • 15: Diámetro interior entre talones, del neumático: Está expresado en pulgadas, y debe coincidir con el diámetro de la llanta.
  • 89: Índice de carga: Es un índice que representa el peso que puede soportar cada neumático. Puede consultar la equivalencia entre índice de carga y peso en kgs. accediendo a la tabla de equivalencias.
  • H: Código de velocidad: Indica la velocidad máxima a la que según las especificaciones del fabricante puede circular el neumático. Puede consultar la correspondencia en Km/h accediendo a la tabla de equivalencias.

¿CUÁNDO SE DEBE CAMBIAR UN NEUMÁTICO?

El cambio de los neumáticos se debe realizar antes de que éstos sufran la pérdida de sus características de adherencia, o cuando se observe cualquier síntoma de desgaste irregular o deterioro importante en el material de los mismos.

Para ayudar al conductor a conocer el estado de desgaste de los neumáticos, existen unos testigos de desgaste, (en forma de pequeñas bandas de caucho) que están colocados en distintos puntos del fondo del dibujo de los neumáticos.

Estos testigos de desgaste indican la profundidad mínima del dibujo que garantiza las condiciones de seguridad para la circulación, de forma que cuando lleguen a estar en la superficie de rodadura, se habrá producido el desgaste máximo permitido y habrá que sustituir el neumático.

Además, en España existe una norma legal que impide que se circule con neumáticos con una profundidad de dibujo inferior a 1,6 mm en la banda de rodadura y así deberá ser constatado en la Inspección Técnica de Vehículos (ITV), debido principalmente a que la profundidad de dibujo del neumático es un elemento esencial en la seguridad de la circulación.
Con todo, hay que tener en cuenta que cuanto mayor es el desgaste del neumático, (y por lo tanto menor es la profundidad de dibujo), peor será la capacidad de éste para evacuar agua y por tanto mayor será el riesgo de que aparezca el efecto de acuaplaning, aumentando también la distancia de frenado en superficies mojadas.

Una sustitución a tiempo de los neumáticos, (incluso sin apurar excesivamente los límites de desgaste legalmente establecidos), le aportará una mayor seguridad al disminuir el riesgo que supone circular con unos neumáticos que han visto mermadas sus facultades de adherencia ya sea por efecto del desgaste o por otras circunstancias irregulares.

EL EQUILIBRADO

Debido a la forma en la que se fabrican los neumáticos, (es de diferentes bandas de goma y lona), resulta imposible que el conjunto de la rueda tenga un equilibrio homogéneo del peso en todos los puntos de su contorno, y más aún cuando lo que se observa es el conjunto formado por neumático y llanta.

Un mal equilibrado implica que las ruedas no giren adecuadamente y que el vehículo sufra vibraciones que se trasladan a la dirección, y se dejan notar en el habitáculo, por lo que para corregir esos desfases se colocan en la llanta, bien adheridos o bien mediante grapas que se enganchan a su borde, pequeños contrapesos en los puntos de mayor diferencia.

Además, rodar con un vehículo mal equilibrado acarrea otros problemas como el desgaste irregular y prematuro de la rueda, acortando notablemente la vida del neumático.

En la actualidad se usan materiales como el zinc o el acero para fabricar estos contrapesos, sustituyendo al plomo como material utilizado tradicionalmente debido a su alto poder contaminante y para cumplir con la normativa europea que así lo establece.

Si la operación de equilibrado no se hace, o no se lleva a cabo con la precisión necesaria, las consecuencias afectan directamente al conjunto del vehículo y por lo tanto a la seguridad de sus ocupantes.

El equilibrado de las ruedas debe hacerse en el momento en que éstas se colocan por vez primera en el vehículo y deberá repetirse cada vez que las cubiertas se desmontan de la llanta, ya sea para sustituirlas por otras nuevas o, simplemente, para reparar un simple pinchazo.

En las instalaciones de ATLANTICO AUTOCENTROS contamos con la maquinaria de precisión necesaria para garantizarle el adecuado equilibrado de las ruedas de su vehículo.